facebook Twitter congreso-hashtag

Susana Herrera, buenas prácticas en Twitter


Después de la oración de la mañana, Susana toma la palabra y se presenta como es laica, madre de familia. Después añade que cualidades profesionales: profesora Universidad Carlos III (Madrid), católica comprometida, doctora en Comunicación, actualmente dirige varias tesis doctorales relacionadas con el mundo de Twitter.

Primero, destacar la cercanía que desde el inicio mostró, la empatía con el congreso. Además de conocer #iMision desde dentro, saca ejemplos de buenas prácticas de lo que ya se está haciendo. Y muchas de esta excelencia estaba reunida, escuchando y participando en la red. Unos y otros se felicitaban por lo que ya está en marcha, por lo que se hace, por la visión y la coherencia con la que trabajan.

La ponencia comenzó tratando la historia de Twitter, sus orígenes. Las causas se ven menos que las consecuencias. Lo que se proyectó como una red social para unos pocos, pronto se ha ganado al mundo entero. Los números de la red social son apabullantes. Y encontramos a la iglesia implicada desde el inicio, consciente de la importancia de estar y saber estar en la red.

Pasó después a tocar, brevemente, qué es “bien”, “bueno”. De esto se trata, de “hacer bien”, de “buenas prácticas”. Lo podemos enfocar de muchas maneras, pero seguramente está en el ánimo de todos los participantes. Éste es el objetivo: mejorar para bien de muchos.

El grueso de la presentación coleccionó lo que llamamos buenas prácticas.  Una a una eran comentadas, expuestas, tratadas con ejemplos reales, celebrada en el auditorio. Quizá éste haya sido el mejor acierto de Susana: saber leer, discernir y presentar lo que hay. Dicho de otro modo, aprender de los mejores, de los que tienen “éxito” (¡qué palabra tan peligrosa!) y vincular a unos y otros.

Se pudieron ver los diferente énfasis: imágenes, mensajes que susciten, comunión y relación entre perfiles, buena atención a las personas que nos siguen, alegría, ser capaz de ser viral, coherencia interna, testimonio. Detrás de cada una de las buenas prácticas de la extensa lista se pueden ver, y conviene reflexionar sobre ellos, peligros, tentaciones y “malas” prácticas. En la misma exposición se hizo luz sobre ellas. Sin embargo, el espíritu seguía siendo de gran impulso a lo que está en marcha.

En el turno de preguntas se subrayó si la red no es también un canal importante de denuncia, como de hecho se ha visto. También la iglesia debe mostrar el rostro profético.

En los pasillos, terminada la ponencia, se valora la tarea de Susana como fundamental: formar y ayudar a otras personas, desde su especialización, a especializares, estar “a la última” con profundidad y saber hacer bien en la red.

Gracias por tu ponencia. Nos vemos en la red.